lunes, 27 de junio de 2011

Contra el autoritarismo, la censura y el engaño

En primer lugar queremos señalar que la Iniciativa Popular promovida por el Frente Guasu es una herramienta políticamente democrática y constitucionalmente válida. Si es aprobada por el Congreso Nacional, se debe llamar a una votación de todos los electores del país (Referéndum) para que de la manera más participativa posible se decida si la mayoría de las paraguayas y de los paraguayos estamos a favor o en contra de la reelección presidencial por un periodo más.

La Iniciativa Popular y el Referendum son sin lugar a dudas las formas más legales y legítimas con que contamos las paraguayas y los paraguayos para ejercer responsablemente nuestros derechos como ciudadanos y nuestro rol en una democracia que además de convertirse en verdaderamente representativa debe ser cada vez más participativa y pluralista.

La figura de la reelección no puede ser autoritaria cuando se respeta la voluntad popular.
Durante la dictadura la elección era una farsa, con terrorismo de Estado y un pueblo explotado y hambreado.
Luego de 1989 las elecciones siguen adoleciendo de graves vicios como la compra de votos, a más de dearrollarse en un contexto político y socioeconómico que sigue teniendo restos de continuismo dictatorial como la criminalización de las luchas sociales.

Sin embargo el 20 de abril del 2008 demostró que el pueblo puede expresarse categóricamente sobre su destino como Nación. Por lo tanto, la figura de la reelección es un aporte a la democracia de un país ya que permite que el pueblo pueda renovar mandatos a personas que representen la unidad popular requerida para la continuidad y profundización de un proceso de necesarios cambios políticos, sociales y económicos en favor de la inclusión para el mejoramiento de la calidad de vida de la mayoría de los que habitamos nuestro país.

Lo autoritario y dictatorial está en cerrar las vías para que el pueblo decida. Es una locura y un reverendo engaño pretender que la participación protagónica de un pueblo en este tipo de decisiones traiga por detrás la instalación de una dictadura. Es una gran mentira fomentada por algunos medios masivos de comunicación.

Por último, queremos expresar nuestra indignación ante la hipocresía de sectores ligados por primera, segunda o tercera generación a la etapa más sangrienta y autoritaria que vivió nuestro pueblo como lo fue la dictadura criminal del Alfredo Stroessner, sectores que acumularon su fortuna de la forma más corrupta saqueando al pueblo y que hoy pretenden dar clases de democracia.

Basta repasar quienes conforman el frente anti-reelección para darse cuenta que constituyen la columna vertebral de la dictadura de minorías oligárquicas, de la mafia, de los que han entregado y siguen con pretensiones de entregar la soberanía a potencias extranjeras y transnacionales, en fin, de los que se enriquecieron y en riquecen intentando que nuestro pueblo no participe activamente en las decisiones que repercuten en la vida nacional.

Mediante la dictadura que ejercen en sus enormes sojales y estancias, en sus empresas privadas extranjerizadas o poniendo al frente de instituciones públicas y aparatos represivos a sus sirvientes, siembran el miedo y tergiversan toda acción tendiente a devolver el protagonismo y restituir derechos a las mayorías nacionales y populares.
En resumen y en esencia, nos pronunciamos a favor del derecho a la iniciativa popular y a la reelección como figuras totalemente democráticas.

Apoyamos el proceso de cambios democráticos, patrióticos y populares y estamos convencidos que la herramienta y la garantía para que estos cambios se realicen es la movilización unida de nuestro pueblo.

Comisión Política
Partido Comunista Paraguayo
Asunción, 27 de junio de 2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada